Monstruos

monstruos

Sin tiempo que ganar
voy despacio,
volando a ras de suelo
Intentando no pensar

Aterrizajes forzosos
Incendios de verano
maletas vacías,
bajo un cielo estrellado
en una tierra de llamas y llantos

Aviones de papel
nubes grises
Espejos rotos
y la madrugada
con la luna callada

Virgen de la tristeza,
Vengo de rodillas
con mi sístole y mi diástole
escucho su ruido por casa
y estoy perdido buscándola

Maletas sin su ropa
Versos tachados, desvelos
Pisando cristales
entre nunca y quién sabe
déjame las llaves del cielo
que ya están aquí los monstruos
y no tienen piedad de mi.

Hago fuegos malabares
y se tiñe de invierno mi cama,
llevo tiempo soñando despierto
nadando en un vaso sin fondo.

Ahora,
que no me veo ni en pintura
me duelen sus ojos

Sigue sin amanecer,
aunque tal vez mañana
será otro día.

Pablo Garcés
Sábado 25 de Junio de 2016

Zahara de los Atunes

zahara de los atunes

Zahara, fuego de día
Zahara, despierta de noche
Zahara nos besa en la orilla
Zahara, me encanta mirarte.

Zahara, estás despeinada
Zahara, me desvivo viviéndote
Zahara, cómo te explico yo ahora
lo que con palabras no sé explicarte.

La llevaba de mi brazo
y la luna era testigo,
¿en el corazón? un remolino
y qué bonito es pensarlo.

Voy a tu encuentro
con mi sangre derramada
y deshojando margaritas
en este atardecer de colores
te beso, te beso, te beso.

Zahara me robó el corazón
Zahara, no sé vivir sin latidos

Zahara, perdí mi norte en tu sur

Y qué sabrá la gente
si sólo lo sabes tu
Zahara, fuiste testigo

Ella y yo de la mano

Y riéndonos del olvido.

Pablo Garcés
Sábado 18 de Junio de 2016

Mensaje en una botella

mensaje en una botella

Entra la luna llena por la ventana
en esta madrugada de Venecia
y cierro los ojos
para verte aquí

Mi desvelo,
que huye conmigo de mí
te busca por las esquinas
de esta habitación de hotel

Bendita condena
echarte de menos
Bendito desvelo
pensar en tus manos peinando mi pelo

Venecia está despeinada
Venecia huele a jazmín
Venecia se hunde
Venecia me habla de ti

Con el reloj parado,
y el silencio equivocándose
sé que no tengo dónde volver
porque me faltan tus huellas

Mi soledad, como mucho,
durará toda la vida.

Aquí está mi mensaje en una botella,

Yo no quiero Venecia ni suspiros sin ti.

Pablo Garcés
Sábado 20 de Mayo de 2016