No voy a pedirte nada

Frida Kahlo

No te voy a pedir que me des un beso. Ni que me pidas perdón cuando creo que lo has hecho mal o que te has equivocado. Tampoco voy a pedirte que me abraces cuando más lo necesito, o que me invites a cenar el día de nuestro aniversario.

No te voy a pedir que nos vayamos a recorrer el mundo, a vivir nuevas experiencias, y mucho menos te voy a pedir que me des la mano cuando estemos en mitad de esa ciudad.

No te voy a pedir que me digas lo guapo que voy, aunque sea mentira, ni que me escribas nada bonito. Tampoco te voy a pedir que me llames para contarme qué tal te fue en el día, ni que me digas que me echas de menos.

No te voy a pedir que me des las gracias por todo lo que hago por ti, ni que te preocupes por mí cuando mis ánimos están por los suelos, y por supuesto, no te pediré que me apoyes en mis decisiones. Tampoco te voy a pedir que me escuches cuando tengo mil historias que contarte. No te voy a pedir que hagas nada, ni siquiera que te quedes a mi lado para siempre.

Porque si tengo que pedírtelo, ya no lo quiero.

Frida Kahlo

Luna de verano

luna de verano

Luna de verano,
el sol se escondió
y la ansiedad corre por la ciudad.

Luna de verano,
sopla el viento de levante
y tengo nostalgia de mar.

Luna de verano,
te juro que te hiero
cuesta abajo y sin frenos
echándola de menos
sólo tengo boquetes en el alma.

Luna de verano,
cómo olvidar esa noche
cuando temblaron los reproches
y se encelaron las callecitas blancas
viéndonos de la mano

Luna de verano,
sol de noche que brilla
sin ella soy un puerto sin luz

Luna de verano,
navegaría mil mares
solo por verla esta noche.

Luna de verano
soy una persiana bajada
el olvido de los olvidados
sueño con ella en su lado de la cama

Luna de verano
voy a romper el poema
el tiempo se para en el aire
la busco
y no está.

Pablo Garcés
Viernes 29 de Julio de 2016

La Venta del Alma

serpiente

Paré en La Venta del Alma
a buscar un verso
que se perdió en un poema

El silencio no habla, pero dice
acertó el camarero
mirándome a los ojos

Fuera, lluvia de ceniza
dentro, la sangre al galope
de un corazón en ruinas

Tengo nostalgia de mar
tengo mucho que aprender
tengo el alma gastada

Perdido entre la gente
volví a chocar contra el muro
este es mi triste presente
y escucho reírse de mí al futuro

Pablo Garcés
Martes 26 de Julio de 2016

Renglón torcido

pablo garcés

Hay noches que no acaban cuando sale el sol,
y mi máquina de escribir suena a sueños rotos.

Licenciado en desvelos,
y perdido entre la gente
mi universidad es la luna
yo, que suspendo en amores
aprobé aquella tarde
besándote junto a las dunas.

Navegando contra el viento,
desafiando al oleaje
soy un caso perdido,
soy un renglón torcido.

Con el vaivén de las olas
y la lluvia de testigo
déjame guardar
mis lagrimas en tu bolsillo.

Le hablo a la noche de ti
sé que no tengo remedio
no sé si volverás
o si estoy soñando despierto

Lluvia de colores
cuerpo y besos de sal

No hay guerra más triste
que la que libran dos
que no querían pelear.

Pablo Garcés
Miércoles 6 de Julio de 2016

Monstruos

monstruos

Sin tiempo que ganar
y frente a un espejo roto
voy despacio,
volando a ras de suelo.

Aterrizajes forzosos
Incendios de verano
bajo un cielo estrellado
en una tierra de llamas y llantos

Aviones de papel,
maletas vacías
Viento sin aire y nubes grises
madrugada callada,
incertidumbre desconsolada

Virgen de la tristeza,
Vengo de rodillas
con mi sístole y mi diástole
escucho su ruido por casa
y estoy perdido buscándola

Maletas sin su ropa
Versos tachados, desvelos
Pisando cristales
entre nunca y quién sabe
déjame las llaves del cielo
que ya están aquí los monstruos
y no tienen piedad de mi.

Hago fuegos malabares
y se tiñe de invierno mi cama,
llevo tiempo soñando despierto
nadando en un vaso sin fondo.

Ahora,
que no me veo ni en pintura
me duelen sus ojos

Sigue sin amanecer,
aunque tal vez mañana
será otro día.

Pablo Garcés
Sábado 25 de Junio de 2016

Zahara de los Atunes

zahara de los atunes

Zahara, fuego de día
Zahara, despierta de noche
Zahara nos besa en la orilla
Zahara, me encanta mirarte.

Zahara, estás despeinada
Zahara, me desvivo viviéndote
Zahara, cómo te explico yo ahora
lo que con palabras no sé explicarte.

La llevaba de mi brazo
y la luna era testigo,
¿en el corazón? un remolino
y qué bonito es pensarlo.

Voy a tu encuentro
con mi sangre derramada
y deshojando margaritas
en este atardecer de colores
te beso, te beso, te beso.

Zahara me robó el corazón
Zahara, no sé vivir sin latidos

Zahara, perdí mi norte en tu sur

Y qué sabrá la gente
si sólo lo sabes tu
Zahara, fuiste testigo

Ella y yo de la mano

Y riéndonos del olvido.

Pablo Garcés
Sábado 18 de Junio de 2016

Mensaje en una botella

mensaje en una botella

Entra la luna llena por la ventana
en esta madrugada de Venecia
y cierro los ojos
para verte aquí

Mi desvelo,
que huye conmigo de mí
te busca por las esquinas
de esta habitación de hotel

Bendita condena
echarte de menos
Bendito desvelo
pensar en tus manos peinando mi pelo

Venecia está despeinada
Venecia huele a jazmín
Venecia se hunde
Venecia me habla de ti

Con el reloj parado,
y el silencio equivocándose
sé que no tengo dónde volver
porque me faltan tus huellas

Mi soledad, como mucho,
durará toda la vida.

Aquí está mi mensaje en una botella,

Yo no quiero Venecia ni suspiros sin ti.

Pablo Garcés
Sábado 20 de Mayo de 2016

Leer más

¿Quién es Pablo Garcés?

No soy nadie. O sí. El hijo de Julia. Me llamó Pablo, concretamente Pablo del Sagrado Corazón de María. Cuando se lo reprocho me dice que nací el día del Sagrado Corazón de María. Como si eso me aliviara. En definitiva, Pablo Garcés. Nací en San Fernando, un precioso rincón de Cádiz, un 8 de septiembre de hace algo más de treinta años. Qué más da. Mi madre me compró un ordenador que estropeé varias veces, y allá por 1998 llegó internet a casa, a una velocidad en la que más que navegar, se naufragaba… y por supuesto, sin poder utilizar el teléfono a la vez.

Un estilo de vida

Me encanta la fotografía, es el modo de desconectar de todo. No creo que sea buen fotógrafo, no entiendo de muchas cosas técnicas y ni siquiera tengo un trípode, pero en la cabeza tengo ideas y veo fotos, como veo blogs y artículos, y eso lo hace más fácil. Con la imaginación y la ilusión por bandera todo es más sencillo, y sobre todo, como todo en la vida, hay que equivocarse para aprender, borrar fotos mal hechas, cambiar diseños en las webs que fallan en algunos navegadores, ajustarme a las normas que Google sugiere para que todo esté en su sitio y me encuentres cuando me busques.

Así transcurren los días. Es un trabajo sin horarios, se sabe cuando se empieza pero no cuándo se acaba. Es sacrificado pero una aventura apasionante. Joaquín Sabina sigue diciendo que aún no sabe cómo ha vendido tantos discos, si no sabe cantar. Yo sigo preguntándome lo mismo, cómo he conseguido fidelizar a tantos visitantes en las webs, que buscan en ella como primera fuente la información que descartan encontrar en un periódico. Da vértigo pensarlo, por eso prefiero seguir utilizando la receta del primer día. Trabajo y más trabajo