Visit Homepage
Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Mes: agosto 2015

Salitre y Miss Dior

Dicen los abuelos del pueblo
-esos que sacan las sillas a la puerta de casa en verano
y se sientan a arreglar el mundo-
que
nunca
debes querer a alguien más
que a ti mismo.

En la universidad no me enseñaron
cómo sobrevivir a tu silencio
cómo sobrevivir a tu adiós
o cómo olvidar
el
camino
de
vuelta
del aeropuerto
con tu asiento
vacío.

Pasará el tiempo y querré pensar
que no te pasó nadie
que siempre fui
el único
Y es que tantas veces quisiste irte
que al final
te fuiste.

Cómo decirte que amanezco
con los tornillos flojos
sin sístole ni diástole

Cómo decirte que
Ni sé de dónde vengo
Ni sé a donde voy
que olías a salitre
y a Miss Dior
que
te
sigo
buscando
por las cuatro esquinas de la cama

Que no tengo nada
cuando me faltan tus besos
que eres mi droga
y mi medicina,
que me gustas más
que levantarme tarde.

Pablo Garcés

Comentarios cerrados

Una de la madrugada

Lo recuerdo como si fuera ayer,
era la una de madrugada.

Ya sabes,
esa hora en que las calles y las gasolineras
están vacías
cuando sopla el viento
y los trenes duermen
en las estaciones.

Era la una de la madrugada
cuando el teléfono sonó
y, maldita sea,
eras tu, y estabas tan guapa
tan guapa y feliz como no estás
nunca
conmigo.

Era la una de la madrugada
y mis ojos
vieron lo que no querían ver
porque en tus ojos
y en tu sonrisa
se veía la verdad.

De qué sirve llorar(te)
De qué sirve recordar(te)
De qué sirve imaginar(te)
De qué sirven las pastillas
Si en tu ciudad de nueve letras
Maldita sea,
Entras y sales
el teléfono siempre comunica,
estás fuera de cobertura
y no tengo pasaporte para ir.

Cómo no sentirme engañado,
Cuando te escucho triste
Y te veo feliz
Cómo no pensar que
tienes
a
alguien
que no soy yo
que te provoca esa sonrisa
Y te ve desnuda.

No sé qué me estás haciendo pagar
No sé qué estás haciendo,
o sí
sólo sé
que prefiero no saberlo.

Pablo Garcés

Comentarios cerrados