Visit Homepage
Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Mes: agosto 2015

Salitre y Miss Dior

Dicen los abuelos del pueblo
-esos que sacan las sillas a la puerta de casa en verano
y se sientan a arreglar el mundo-
que
nunca
debes querer a alguien más
que a ti mismo.

En la universidad no me enseñaron
cómo sobrevivir a tu silencio
cómo sobrevivir a tu adiós
o cómo olvidar
el
camino
de
vuelta
del aeropuerto
con tu asiento
vacío.

Pasará el tiempo y querré pensar
que no te pasó nadie
que siempre fui
el único
Y es que tantas veces quisiste irte
que al final
te fuiste.

Cómo decirte que amanezco
con los tornillos flojos
sin sístole ni diástole

Cómo decirte que
Ni sé de dónde vengo
Ni sé a donde voy
que olías a salitre
y a Miss Dior
que
te
sigo
buscando
por las cuatro esquinas de la cama

Que no tengo nada
cuando me faltan tus besos
que eres mi droga
y mi medicina,
que me gustas más
que levantarme tarde.

Pablo Garcés

Comentarios cerrados

Una de la madrugada

Lo recuerdo como si fuera ayer,
era la una de madrugada.

Ya sabes,
esa hora en que las calles y las gasolineras
están vacías
cuando sopla el viento
y los trenes duermen
en las estaciones.

Era la una de la madrugada
cuando el teléfono sonó
y, maldita sea,
eras tu, y estabas tan guapa
tan guapa y feliz como no estás
nunca
conmigo.

Era la una de la madrugada
y mis ojos
vieron lo que no querían ver
porque en tus ojos
y en tu sonrisa
se veía la verdad.

De qué sirve llorar(te)
De qué sirve recordar(te)
De qué sirve imaginar(te)
De qué sirven las pastillas
Si en tu ciudad de nueve letras
Maldita sea,
Entras y sales
el teléfono siempre comunica,
estás fuera de cobertura
y no tengo pasaporte para ir.

Cómo no sentirme engañado,
Cuando te escucho triste
Y te veo feliz
Cómo no pensar que
tienes
a
alguien
que no soy yo
que te provoca esa sonrisa
Y te ve desnuda.

No sé qué me estás haciendo pagar
No sé qué estás haciendo,
o sí
sólo sé
que prefiero no saberlo.

Pablo Garcés

Comentarios cerrados

Un travieso viento de poniente

Buscaba piedrecitas
en la arena blanca
de Sancti Petri
para que no volara la toalla.

Soplaba un travieso
viento de poniente,
pero no había mejor forma
de entrar en calor
que pegarme a ti,
que también tenías frío.

Pusimos nuestras toallas
juntas
y entre besos,
mordiscos,
y un baño
pasamos la tarde.

Son recuerdos del verano,
son días de la mano,
son rincones que cuentan
nuestra historia
esa que no sé explicar
y a veces
tampoco entender.

Cuando el día está agonizando
y se asoman las primeras estrellas
pienso que queda menos
para volver allí
donde pusimos nuestras toallas
donde busqué piedrecitas
donde debí pedirte
que
no
te
fueras
una
vez
más
sin mí.

Pablo Garcés

Comentarios cerrados

Un socorrista

Quizás necesitara
un socorrista
y quizás
no fuera
un vaso de agua
donde
me estaba ahogando.

Sentía
que la madrugada
no tenía corazón
y que el tiempo
no se detenía
aunque se parara el reloj.

Sentía
el paso
lento
de
los días
desde que se fue.

Sentía
que por el tiempo
que pasamos juntos
sí estaban pasando
los años.

Sentía
que
con su silencio
decidió
poner
el
punto
final.

Pero aquí seguía yo.
Por aquellos días,
Por la alegría,
Por mi espalda contra la pared
Por querer ver el futuro
en su sonrisa.

Por no saber
tener las manos quietas
cuando la tenía
cerca,
justo
cuando
me oía
en su respiración.

Cómo estaré de sólo
que le estoy hablando
a una página
en blanco.

Pablo Garcés

Comentarios cerrados

Lola, 60 días

Lola

Lola es un pastor alemán que nació el 17 de junio de 2015, Lola vino a casa justo dos meses después, vino a llenarlo todo, a salpicarlo todo con el agua que bebe, a hacerse pipí en cada rincón, a quedarse dormida en la placa de la ducha, vino dispuesta a plantarle cara a la fregona y sobre todo a hacerse la jefa, la dueña.

En esa foto parece un peluche, o mejor dicho, es un peluche con un corazón sin pilas.

Puedes ver todas las galerías de la web visitando la sección fotos

Comentarios cerrados